Murciélagos: enfermedades que transmiten


Los murciélagos son transmisores de numerosas enfermedades, como diferentes tipos de alergias, diversas encefalitis, la fiebre recurrente y la shigelosis. La enfermedad mas importante, por su gravedad, que transmiten los murciélagos es la rabia. Ésta es provocada por un virus que ataca a casi todos los mamíferos.

El período de incubación de la rabia varía de 2 semanas a 6 meses. El virus se elimina por la saliva de 12 a 15 días antes de manifestarse los síntomas de la enfermedad.

Según estadísticas el 1% de los murciélagos contrae rabia. La rabia puede presentarse de 2 formas en el murciélago. Una letal, en la que se observa debilidad, irritabilidad y parálisis. Cuando sobreviene esta forma, los murciélagos son encontrados en el suelo con imposibilidad de volar, para luego morir. 

La otra forma es la no letal, que transcurre sin síntomas, generando defensas que neutralizan la infección, lo que les permite sobrevivir. La enfermedad transmitida por el murciélago, puede presentarse bajo 2 formas:

1-“furiosa”, que transcurre con descontrol y agresividad.

2-“muda o paralítica”, donde el animal parece triste y quieto.

El hombre recibe el virus a través del contacto con la saliva del animal enfermo y no necesariamente debe ser mordido, el virus puede ingresar por una herida, rasguño o quemadura. Luego el virus se dirige al sistema nervioso central para desde allí, continuar su expansión a través de todo el organismo, manifestándose por signos y síntomas. 

Es muy importante determinar el lugar del cuerpo por donde penetró el virus, ya que existen zonas catalogadas como de alta peligrosidad, como los miembros superiores y principalmente la cara y cuero cabelludo. 

Cuando los síntomas de la enfermedad se manifiestan, ya no hay cura posible, “la muerte es inevitable”; por lo tanto el tratamiento debe ser realizado cuando el paciente aun no presenta ningún síntoma.

En el hombre, los primeros síntomas son dolor de cabeza y fiebre alta (40 o 41 grados),  para luego complicarse con espasmos laríngeos, se comienza a respirar mal y a tragar con dificultad luego continúa generalizándose, llegando el paciente a no soportar sensaciones luminosas ni sonoras y sufriendo espasmos violentos cuando ve o trata de beber agua (hidrofobia), continuando el deterioro con parálisis de diferentes grupos musculares llevando inexorablemente a la muerte. 

También la presencia de murciélagos trae aparejada algunos parásitos tales como ácaros, garrapatas y pulgas, y el desarrollo de hongos en la acumulación de sus excrementos dentro de los cuales puede desarrollarse uno muy peligroso, el Histoplasma Capsulatum, hongo que al ser aspirado en el polvillo del guano (excremento del murciélago) puede provocar una enfermedad respiratoria llamada histoplasmosis.

Para evitar la transmisión al hombre de la enfermedad de murciélagos insectívoros se recomienda:

1-  Información al público del peligro de tener contacto directo con estos animales; alejarlos de los lugares donde se reúnan las personas. Se debe evitar recoger o tocar murciélagos que estén enfermos con comportamientos anómalos. 

Estas normas son especialmente importantes en el caso de niños. Se debe evitar que los animales domésticos entren en contacto con murciélagos. Dado que los murciélagos insectívoros son animales beneficiosos no se deben tomar medidas de reducción indiscriminada de poblaciones por este motivo.

Las medidas que se tomen deben ser controladas de forma que se proteja a las personas sin dañar a los animales, siendo para ello necesario la colaboración de especialistas en control de plagas.

2-  Cuando una persona es mordida o entra en contacto con saliva de murciélago debe consultar con las Autoridades Sanitarias competentes. Las mordeduras o agresiones de estos murciélagos insectívoros pueden pasar desapercibidas, por lo tanto se debe iniciar el tratamiento siempre que exista la posibilidad de contacto con saliva.

3-  Las autoridades sanitarias deben capturar e identificar la especie del murciélago. Es muy importante mantener normas estrictas de seguridad en la captura y sacrificio del animal. El murciélago debe ser enviado para su análisis de acuerdo con las normas establecidas por el laboratorio.

4-  Ante una herida producida por mordedura de murciélago se debe iniciar rápidamente el tratamiento antirrábico completo.